Te presento a un artista: Doris Salcedo

El estereotipo del latinoamericano viviendo en el exterior es uno difícil de disuadir. Gran parte de emigrar es conseguir el balance apropiado entre adaptarse a una nueva sociedad y mantener viva la cultura de su país de origen. Para ninguno es fácil mudarse a un nuevo ambiente físico, con nuevas pistas sociales, trabajo, amistades, y tener el chance de demostrar individualidad. Estos sentimientos universales son, en gran parte, lo que definen el trabajo de la artista Doris Salcedo.

Salcedo nació y creció en Bogotá, Colombia. Estudió arte en la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano y luego completó su Master's in Fine Arts (M.F.A.) en New York University. Durante su experiencia viviendo en el exterior, Salcedo formó un lazo fuerte con su país natal y decidió regresar a dar clases en la Universidad Nacional de Colombia.

Al regresar a Colombia, Salcedo se enfocó en su trabajo artístico el cual se inspiraba en la fuerte historia que ha vivido su país, específicamente durante la guerra civil colombiana de 1948. Una de sus primeras piezas importantes, producida en 1998, se llama "Unland: The Orphan's Tunic" donde Salcedo se basa en la historia de tres niños que habían quedado huérfanos tras las confrontaciones entre la guerrilla y los militares colombianos. La artista consiguió en el norte de Colombia seis mesas, cada una construida de distintos tipos de madera. Al volver a su estudio en Bogotá, cortó cada una de las mesas por la mitad para ensamblarlas entre ellas. Luego perforó decenas de hoyos pequeños a lo largo de los cortes de ambas mesas y procedió a tejer a través de ellas cabello de humano y seda blanca fina. Con éste arduo trabajo desea representar el quiebre irreparable que trae la pérdida de seres queridos durante un conflicto tan fuerte. Las mesas distintas presentan el antes y después de estos niños y la sección tejida semeja una cicatriz y a su misma vez una telaraña (gracias al uso de la seda blanca) haciendo referencia a un objeto - o en este caso sentimiento - viejo el cual se tendría guardado y olvidado.

Más adelante, en el 2003, Salcedo produjo un trabajo impresionante para la Bienal de Istanbul. La artista recopiló 1.550 sillas y las agrupó en un terreno vacío entre dos edificios de la ciudad, obra la cual sorpresivamente llamó: "1550 sillas entre dos edificios de la ciudad". Pero el tema del cual trataba la obra no era ningún chiste, Salcedo aludía a las masas de víctimas que han caído por conflictos armados en todo el mundo. Salcedo se refiere a su obra como una "topografía de una guerra" y advierte en el video que se encuentra en éste artículo que no se refiere a un conflicto en específico sino a la guerra en general. 

Sin lugar a duda una de sus proyectos más reconocidos y uno de sus logros profesionales más grandes fue su obra "Shibboleth" la cual fue comisionada por el museo Tate de Londres en el 2007. Para éste proyecto, Salcedo decidió crear una grieta gigante a lo largo de la sala principal del museo. La construcción de la obra fue particularmente difícil ya que se proponía quebrar el piso de la sala del museo y rellenarlo de una piedra negra traída específicamente de Colombia.

El mensaje de la obra era representar el estereotipo que se la asigna al latinoamericano que vive en el exterior - específicamente en Europa. Salcedo transmite el sentimiento de ser juzgada, vivir con límites sociales y laborales y no ser capaz de ser incluida en la sociedad europea por ser una inmigrante. Como dice la artista en el video: "Shibboleth representa los peligros al cruzar las fronteras. Hago una pieza sobre personas que han sido expuestas a ambientes donde sufren casos extremos de racismo y por lo tanto sujetos a vivir en condiciones inhumanas en el primer mundo."

Proyectos fuertes como éstos - que tienen un aspecto visual impresionante y una crítica social clara - es lo que ha catapultado a Salcedo a su reconocimiento internacional como una de las artistas contemporáneas más importantes de nuestra generación. 

Gracias a artistas como Salcedo, se forja la identidad y cultura latinoamericana. La artista se ha convertido en una de las varias caras de la riqueza cultural colombiana y ha logrado, a través de su trabajo, derrumbar muchos de los prejuicios que el mundo percibía erróneamente del país latinoamericano.