¿¡Qué son estos precios!?

White Marilyn de Andy Warhol, 1962

White Marilyn de Andy Warhol, 1962

Estás dentro de una galería debatiendo si preguntarle o no al encargado el precio de alguna de las obras que ofrecen. Cuando la curiosidad gana y decides preguntar, lo que te queda es confusión cuando te responden con un precio altísimo.

Yo se que piensas: "Pero es sólo un cuadrito!" o "Hasta mi hijo puede hacer eso!" pero cuando se trata del mundo del arte, muchas veces hay que aceptar que hay muchas factores que ocurren "behind the scenes" que afectan lo que ves en las galerías.

Pero... ¿¡Quién decide los precios!? Normalmente el artista, pero el galerista que lo representa tiene la última palabra y decide si ese precio es muy alto o bajo para el mercado. El artista produce las obras pero el galerista es el que las vende y es en gran parte el encargado del éxito que tiene el artista. Normalmente el artista y galería se dividen 50/50 de la ganancia total de una venta (algunas retienen más o menos, pero esto varía dependiendo de cada una). La mayoría de las galerías trabajan en un modo de consignación con el artista. Es decir, una galería no compra el trabajo del artista, sino que muestra ciertas obras en una exhibición para tantear el mercado y ver cómo es recibido por el público (esto baja el riesgo de inversión de la galería y le permite trabajar con varios artistas a la vez). 

Hay dos factores que afectan lo que ves en la lista de precios: 1) el valor de piezas similares que existen en el mercado y 2) el objetivo que tiene un artista para su carrera. Si un artista tiene la meta de que sus obras sean parte de la colección de un museo o una colección privada prestigiosa, entonces éste va a tener que ubicar sus precios cerca, pero más abajo, a obras similares de artistas que estén más establecidos. Hay una línea muy fina entre que una obra sea muy barata (y considerada de "baja" calidad) o muy cara (considerada en sobre precio arriesgando al artista a "quemarse" en el mercado).

Cortesía Quartz

Cortesía Quartz

Los precios de una obra de arte llegan a los altos miles o millones de dólares gracias a un grupo muy pequeño que controla el mundo del arte. Las casas de subastas Sotheby's y Christie's son el termómetro del mundo del arte y ellos escogen a ciertos coleccionistas que tienen mucho poder (a.k.a: $$) y los guían a que compren ciertas obras.

Antes de que vengan la subasta de otoño o primavera, las casas de subastas mandan material promocional sobre ciertas obras que estarán disponibles y crean lo que ellos llaman "auction fever" (fiebre de subasta) donde motivan a varios coleccionistas a hacer ofertas por la misma obra y así es cuando empieza la competencia entre dos o más personas y lo que genera los records de altas ventas en subastas.

Una locura, verdad?? Si quieres saber más o quedaste con preguntas, déjanos saber en la zona de comentarios y con gusto contestamos!